Críticas Constructivas

Las críticas destructivas sólo sirven para hacer daño ya que no nos informan de qué concretamente es lo que la persona quiere que cambiemos. Por ello, es importante aprender a hacerlas y/o transformarlas cuando sean destructivas en algo constructivo. 

¿Cómo hacer una crítica constructiva?

  1. Describe la conducta concreta molesta u ofensiva.
  2. Expresa con calma cómo te sientes.
  3. Explica cómo te afecta a ti esa conducta.
  4. Di concretamente el cambio que buscas.
  5. Señala consecuencias:

                        – Positivas si se consigue ese cambio.

                        – Negativas si no hay cambio.

 

¿Cómo solemos responder a las críticas?

Normalmente se suele responder de forma defensiva a la crítica a través de:

  • Ignorarla o dejarla pasar sin discutirla (cambiando de tema).
  • Negarla directamente.
  • Justificar la conducta, explicando los motivos y trivializando su importancia.
  • Devolviendo el golpe con otra crítica o atacando.

 

Pero la manera de afrontarla es muy importante para mantener buenas relaciones sociales:

  1. Aceptar que la persona que hace la crítica está en su derecho de hacerla y mostrar su opinión (asertivamente).
  2. Pedir detalles: qué, quién, cuándo, cómo, dónde, y por qué.
  3. Estar de acuerdo en lo posible (con toda la crítica, con una parte, con la posibilidad de que sea cierta o con el derecho a criticarla).